No hemos podido validar su suscripción.
Gracias por suscribirte al Boletín Verde.

Suscríbete al Boletín Verde

LA LUNA Y NUESTRO BALCÓN

¡Hola Balconistas! ¿Han estado mirando al cielo últimamente? En lo personal me encanta salir a mi balcón y ver la luna. Es una vista muy tranquilizante y que me ayuda a calmarme en los días más acelerado.

Es una creencia popular y de muy común conocimiento que la luna afecta varias cosas en nuestra vida. Desde las mareas hasta el crecimiento de nuestras uñas, múltiples registros de tiempos pasados han logrado llegar a nuestra época dándose ya por sentado su autenticidad. 

Una de estas creencias es el efecto que tienen las fases de la luna con el proceso de plantación y cosecha de nuestras plantas. Esta teoría viene de que las fases lunares afectan el movimiento de la savia, el fluido que recorre a las plantas y que mueve diferentes nutrientes a través de ellas. 

Dependiendo de la fase en la que se encuentre la luna plantaremos y cosecharemos diferentes plantas. Por ejemplo cuando la luna está en luna nueva, la savia se mantendría en sus raíces, por lo que se recomienda cosechar verduras que crecen bajo tierra y cuando la luna esté en cuarto menguante debemos aprovechar de sembrar este tipo de plantas. 

Al contrario, cuando la luna está llena, es recomendable cosechar verduras que crecen sobre la tierra y que tienen hojas comestible y con la luna en cuarto creciente es recomendable sembrar este tipo de plantas. Todo esto por el movimiento de la savia.

Lamentablemente, por muy romántico que sea guiarse por la luna, estudios científicos no han logrado encontrar alguna prueba que relacione de una u otra forma las fases lunares con el comportamiento de las plantas. En un estudio donde se pusieron dos grupos de plantas a crecer, una siguiendo las recomendaciones lunares y otra que no lo seguía, los resultados finales mostraron no tener ninguna diferencia entre los dos grupos.

Y tú Balconista ¿qué opinas sobre la influencia de la luna en nuestras vidas? Es una creencia que tiene milenios con nosotros, por lo que podría hasta ser algo ya genético que tenemos dentro, como sentirnos atraídos al fuego por su calor. Lo importante es que sea la etapa lunar en la que estemos, siempre es un buen momento para empezar a trabajar en nuestro Balcón Verde.